Cómo afecta el cambio de tiempo en ancianos

cambios de tiempo ancianos

Los cambios climatológicos que vivimos en las diferentes estaciones del año pueden poner en peligro la vida de nuestros mayores. Con la llegada del verano, las altas temperaturas pueden provocar golpes de calor en ancianos que sean realmente peligrosos. Y, con la llegada del invierno, las bajadas en el termómetro también pueden repercutir gravemente en su salud.

En este post de Benviure queremos descubrirte cómo afecta el cambio de tiempo en ancianos y, para ello, analizaremos cuáles son las principales enfermedades y afecciones que pueden padecer las personas de avanzada edad.

El cambio de tiempo en ancianos: las 3 enfermedades más comunes

Aunque, en términos generales, todo el mundo tiene la salud más sensible en las épocas de cambios de estación, son los ancianos y los niños los más vulnerables durante estas etapas. El motivo es que cuentan con un sistema de defensas más delicado que puede poner en peligro su bienestar.

Por este motivo, resulta esencial extremar las precauciones durante estos cambios climatológicos y proteger la salud de los mayores para que no se vea perjudicada. Aquí te dejamos un listado con las 3 enfermedades más comunes que se relacionan con el cambio de estación.

Hipotermia

Cuando llegan las bajas temperaturas se aumenta el riesgo a padecer hipotermia. Esta circunstancia se da cuando la temperatura corporal baja de forma brusca y el organismo del anciano no se adapta rápidamente a este nuevo clima. Cuando esto ocurre, el mayor puede experimentar los primeros signos de hipotermia que, si no se tratan de inmediato, pueden poner en grave riesgo su salud.

La hipotermia tiene lugar cuando la temperatura corporal desciende por debajo de los 35ºC. Entre los síntomas más comunes destacamos los siguientes:

  • Temblores
  • Problemas a la hora de hablar
  • Ralentización de la respiración
  • Palidez de la piel
  • Cuerpo frío
  • Fatiga
  • Falta de coordinación

Artrosis

Si quieres saber cómo afecta el cambio de tiempo en ancianos tienes que tener en cuenta que la salud de las articulaciones también se puede ver alterada. De hecho, los cambios de temperatura, sobre todo con la llegada del frío, suelen agravar los dolores de condiciones como la artrosis.

Por este motivo, para asegurar una mejor calidad de vida a nuestros mayores es importante evitar los cambios bruscos de temperatura. Además, también se recomienda que se den baños de agua caliente que tengan como objetivo reducir la rigidez de las extremidades y articulaciones.

Gripe y resfriados

Los cambios de temperatura también aumentan el riesgo a padecer gripe o resfriados. Y esta situación puede darse tanto en invierno como en verano debido al contraste que suele haber entre los interiores de las casas y los exteriores.

Aunque la gripe no tiene por qué ser una enfermedad peligrosa en términos generales, cuando hablamos de personas mayores esta afección sí que puede volverse de riesgo ya que puede agravarse y convertirse en algo mayor como una pulmonía o neumonía. Llevar una buena alimentación, evitar los cambios bruscos de temperatura y vestir con la ropa adecuada es esencial para preservar la salud de nuestros mayores.