Cómo afectan los cambios de temperatura a las personas mayores

cambios temperatura mayores

En las estaciones intermedias, en primavera y otoño, es cuando la salud de las personas mayores se ve más afectada. El motivo es que el cambio de temperatura hace más mella en las personas adultas debido a que su organismo está más debilitado.

En este post de Benviure vamos a descubrirte cómo afectan los cambios de temperatura a las personas mayores y qué medidas tomar para evitar que estas estaciones del año puedan poner en riesgo la salud de los mayores.

Por qué afectan los cambios de temperatura a las personas mayores

Las personas mayores padecen de forma más grave los cambios de temperatura que se dan durante el año. El motivo es que su organismo ya no puede mantener la temperatura corporal de forma constante y, por tanto, cuando hay un cambio de tiempo, su organismo se resiente antes de acostumbrarse al calor o al frío.

El cuerpo de una persona joven o de mediana edad puede soportar los cambios de temperatura porque el cuerpo puede mantener la temperatura interna sin problemas. Pero esto no es lo que ocurre en el caso de los ancianos que su cuerpo tarda más en regularse y en adaptarse a las nuevas condiciones externas.

El envejecimiento afecta a nuestra capacidad de termorregulación y es por eso por lo que los mayores sufren más en los cambios de estación. Esta situación se hace más evidente cuando pasamos del calor al frío porque las bajas temperaturas son más difíciles de soportar que las altas. El cuerpo pierde el calor interno y, como reacción orgánica, los vasos sanguíneos se contraen. Esto hace que el corazón bombee más rápido para crear más sangre haciendo que la presión arterial aumente.

Principales problemas de los cambios de temperatura

Vamos a descubrirte cómo afectan los cambios de temperatura a las personas mayores y, para ello, te indicaremos los problemas de salud más frecuentes a los que se enfrentan los ancianos en estas épocas del año. Son los siguientes:

Hipotermia

Esta condición se da, sobre todo, en el paso del verano al otoño y del otoño al invierno. Las temperaturas van a la baja y el cuerpo de las personas mayores pueden no habituarse a esta nueva situación provocando hipotermia.

La hipotermia ocurre cuando hay un cambio muy fuerte de temperatura en el cuerpo y puede llegar a ser muy peligrosa para la salud de un anciano. Cuando el cuerpo está a una temperatura inferior a los 35ºC es cuando hablamos de hipotermia y pueden aparecer síntomas como temblores, respiración lenta, fatiga, falta de coordinación, etc.

Mayor dolor de la artrosis

Otra de las condiciones de salud que pueden aparecer debido a los cambios de temperatura es que la artrosis produzca mayor dolor al anciano que la padece. Para evitar esta situación tan incómoda y dolorosa, lo mejor es que se bañe al adulto mayor con agua caliente para conseguir que la rigidez de las extremidades se disminuya.

Aparición de dermatitis

Otra de las maneras en las que puede afectar los cambios de temperatura a las personas mayores es en la salud de la piel. El contraste entre el frío y el calor puede provocar la aparición de dermatitis, es decir, picor en la piel, resequedad, eccemas, etcétera. Esta condición suele aparecer en zonas externas como el rostro y las manos por lo que es esencial usar crema hidratante de forma habitual.

Gripe o resfriados

Por supuesto, los ancianos están más expuestos a padecer gripe o resfriados con el cambio de temperatura. Y esta enfermedad tan común, si no se trata de inmediato, puede terminar siendo un grave riesgo para la salud de la persona mayor. Por tanto, es esencial protegerse del frío y del calor y evitar cambios demasiado bruscos de temperatura. Llevar una alimentación saludable y equilibrada es también básico para conseguir una buena salud y evitar padecer esta afección.