¿Cómo tratar a una persona con Alzheimer?

tratar paciente con alzheimer

Debes saber que, hasta la actualidad, NO existe ninguna cura específica para el Alzheimer. Se trata, pues, de una enfermedad que no puede eliminarse y que, por tanto, el tratamiento que se prescribe está siempre encarado a la disminución y mejora de los síntomas.

En este post de hoy queremos descubrirte cómo tratar a una persona con Alzheimer para que conozcas cuáles son los medicamentos y técnicas que se emplean en la actualidad. Eso sí: es esencial que el tratamiento siempre esté prescrito por el médico que se encargue de controlar la evolución del paciente.

El tratamiento del Alzheimer en la actualidad

El Alzheimer es una enfermedad que, con el paso de los años, va evolucionando y afectando cada vez más al paciente. Existen diferentes fases del Alzheimer y, cada una de ellas, afectan de forma distinta a la persona que sufre esta condición.

Por tanto, nos encontramos ante una enfermedad cuyo desarrollo es progresivo y lento. De hecho, desde que aparecen los primeros síntomas y hasta que el paciente está gravemente afectado pueden transcurrir de entre 5 a 15 años.

Si quieres saber como es el tratamiento del Alzheimer lo primero que debemos remarcar es que, a día de hoy, no hay cura para esta enfermedad. La comunidad científica continúa trabajando para intentar encontrar la mejor manera de curar dicha enfermedad pero, mientras tanto, el tratamiento que se prescribe está orientado para mejorar la calidad de vida del enfermo.

Por ello, los medicamentos para tratar el Alzheimer que suelen recetarse tienen como objetivo reducir los síntomas y conseguir que el enfermo pueda vivir de una forma más óptima y digna. No obstante, ninguno de ellos evitará que la enfermedad evolucione y termine afectando la mente del paciente.

Gracias a estos medicamentos se pueden llegar a conseguir beneficios como:

  • Mejora de la sintomatología relacionada con el Alzheimer
  • Una mayor calidad de vida para el paciente
  • Mejoría de la función cognitiva
  • Logra retrasar ligeramente el deterioro de la mente y de la cognición

Los medicamentos para tratar el Alzheimer

No existe ninguna cura que pueda frenar ni evitar la enfermedad pero, dentro del mundo de la farmacología, sí que existen algunos medicamentos para tratar el Alzheimer que están pensados para reducir los signos de la enfermedad y conseguir retrasar su expansión al máximo.

Pero debemos apuntar que tiene que ser el médico o profesional de la salud la persona de recetas qué tipo de medicamento es más adecuado para el paciente en cuestión. Cada persona sufre de Alzheimer de un modo particular y, por ello, es esencial que sea un profesional quien determine la mejor manera de tratarle.

Aquí te descubrimos un listado de los medicamentos más habituales que se usan para el Alzheimer. Son los siguientes:

  • Proteger el sistema colinérgico: para poder tratar a una persona con Alzheimer se pueden usar estos medicamentos que están pensados para retardar la degradación cerebral. Con esta medicina, los enfermos comenzarán a ver cómo su cognición se ve mejorada pero, eso sí, también pueden experimentar algunos efectos secundarios como vómitos, bajada de pulsaciones, etcétera.
  • Antagonistas de los receptores de NMDA: este medicamento se receta en el momento en el que la enfermedad está en una fase moderada o grave. Lo que consigue es reducir la toxicidad en las células del cerebro y, así, permitir que el paciente viva de forma mucho más óptima. Igual que en el caso anterior, este tipo de fármaco también presenta efectos secundarios como mareos, dolores de cabeza, confusión…
  • Antiinflamatorios no esteroideos: este medicamento se puede equiparar a la aspirina o al ibuprofeno y se receta tanto para prevenir el Alzheimer como para tratar la enfermedad. Lo que se consigue con este fármaco es frenar y ralentizar el avance de las prostaglandinas, un componente que es el causante del desarrollo de la enfermedad.

Como ves, aunque existen algunos medicamentos que pueden ayudarnos a tratar a una persona con Alzheimer, todavía no existe la cura definitiva de la enfermedad. Queremos remarcar la necesidad de acudir, siempre, a un médico para que prescriba el mejor tratamiento para cada paciente.