Consejos de alimentación en la tercera edad

alimentación para mayores

Las necesidades nutricionales que una persona tiene a los 20 años no son las mismas que las que tiene a los 60. El cuerpo cambia y, por ello, es esencial adaptar nuestra alimentación a las nuevas necesidades que tiene el organismo.

Es importante disfrutar de una dieta equilibrada y adaptada a la actividad física de cada persona pero, además, se tienen que tener en cuenta otros consejos de alimentación en la tercera edad que son esenciales para llevar una vida sana.

En Benviure queremos descubrirte los mejores consejos que debes seguir para disfrutar de una alimentación sana y acorde a tus años.

Los mejores alimentos para la tercera edad

Lo cierto es que, nos encontremos en la etapa de vida que nos encontremos, siempre debemos apostar por unos hábitos alimenticios que sean saludables y que sean altamente nutritivos. Por ello, la presencia de ingredientes como frutas, verduras, cereales y carnes son altamente recomendadas durante toda nuestra vida.

alimentos más saludables

 

Pero al llegar a la tercera edad es normal que nuestro organismo se ralentice y que, además, tengamos algunas necesidades nutricionales diferentes. Por eso, aquí te vamos a ofrecer una lista con los mejores consejos de alimentación en la tercera edad que te ayudarán a organizar mejor tu menú diario:

Cuidado con las grasas saturadas o trans

Debemos reducir la ingesta de alimentos ricos en grasas porque nuestro organismo trabaja de forma mucho más lenta y pausada. Por tanto, es esencial que evitemos alimentos fritos, rebozados, bollería, etcétera, para evitar el sobrepeso, problemas con el azúcar o aumentemos el nivel de colesterol malo en la sangre.

Sí a las grasas buenas

Es importante que separemos lo que son las grasas “malas” de las “buenas”. Estas segundas son las grasas que encontramos en alimentos como el aceite de oliva, el aguacate, los frutos secos, etcétera. y que son altamente recomendables durante la tercera edad. Eso sí: tampoco debemos abusar pero sí que tienen que formar parte de nuestra alimentación ya que nos ayudan a disfrutar de un sistema cardiovascular mucho más fuerte y en perfecto funcionamiento.

Incluye proteínas en tu dieta

Otro de los mejores consejos de alimentación en la tercera edad es que incluyas alimentos ricos en proteínas. Estos suelen ser los alimentos de origen animal, tales como carnes, pescados, huevos, lácteos, etcétera. Pero también existe la proteína vegetal que se encuentra en ingredientes como la soja, el tofu, los frutos secos, las legumbres, etcétera. Es esencial contar con este tipo de nutriente en la dieta porque consigue mantener los músculos en plena forma.

De todas formas, para reducir la presencia de grasas, se recomienda que a la tercera edad se opte por consumir más cantidad de pescado que de carne, ya que este alimento es mucho más nutritivo y menos graso.

La importancia de los hidratos de carbono

Aunque en los últimos años haya aparecido una especie de “guerra” a los carbohidratos, lo cierto es que tienen que ser el 55% de la alimentación de una persona de la tercera edad. Entre este gran grupo encontramos alimentos como los cereales, el arroz, las legumbres, las frutas, la pasta, el pan, etcétera.

Se recomienda, siempre, que se opte por la versión integral de estos alimentos para aumentar el consumo de fibra y reducir la cantidad de azúcares y, además, no se deben consumir nunca durante la hora de la cena, siempre a la hora de la comida.

Vitaminas esenciales para la tercera edad

Y, por último, dentro de los consejos de alimentación en la tercera edad no debemos olvidarnos que, al llegar a esta etapa, podemos experimentar deficiencias de algunos tipos e vitamina como, por ejemplo, la D. Pero, en general, se recomienda que se apueste por una dieta multivitamínica con la presencia de:

  • Vitamina A: la encontramos en las frutas y verduras de color anaranjado como las zanahorias, los albaricoques, los melocotones, etcétera
  • Vitamina B: se encuentran en frutas como ciruelas, zanahoria, albaricoques o en alimentos como el arroz, los lácteos, la carne de cerdo, el maíz, etc.
  • Vitamina C: sobre todo la encontramos en los cítricos tales como las naranjas, mandarinas, limones, fresas, etc.
  • Vitamina D: esta vitamina la podemos encontrar en productos como los huevos, la leche o la mantequilla, en general, en lácteos