cambiar pañal anciano
Cómo colocar un pañal a una persona mayor
9 agosto, 2018
cambios de tiempo ancianos
Cómo afecta el cambio de tiempo en ancianos
17 agosto, 2018
Show all
higiene paciente encamado

Consejos de higiene y aseo para pacientes encamados

Cuando una persona se pasa la mayor parte del día en la cama, las cuestiones de higiene personal pueden llegar a ser un problema para ellos. Sin embargo, es esencial que se siga una rutina diaria de aseo personal para evitar la aparición de llagas o escaras que puedan afectar su salud personal.

En este post de Benviure vamos a darte una serie de consejos de higiene y aseo para pacientes encamados. De esta forma, conocerás todas las recomendaciones que se deben seguir para poder prevenir infecciones y mejorar la calidad de vida del enfermo.

La importancia de la higiene en pacientes encamados

Llevar una óptima rutina de higiene personal en las personas que están en la cama es esencial para prevenir una serie de complicaciones que pueden afectar al paciente. Por ejemplo,  la higiene nos ayudará a:

  • Reducir el riesgo a padecer infecciones
  • Alivia los dolores que el paciente pueda tener
  • Evita que exista rigidez en las articulaciones
  • Minimiza los picores debido a la sequedad de la dermis
  • Aumenta la autoestima del paciente que se siente más cómodo con su cuerpo

Es importante valorar este último aspecto ya que, muchas veces, se deja en un segundo plano. Lavar diariamente al enfermo contribuirá a que este se sienta mucho mejor atendido, más cómodo consigo mismo y de mejor humor. Y no olvidemos que la actitud y el optimismo son básicos para hacer frente a cualquier tipo de enfermedad.

9 consejos de higiene para pacientes encamados

Ahora que ya sabes las razones por las que es esencial llevar una buena rutina de aseo en pacientes encamados, a continuación te ofrecemos algunos de los mejores consejos para que lleves a cabo esta rutina de forma óptima:

1-  No tengas prisa: es importante que se realice el aseo diario de una forma calmada  y sin prisas. Es un momento muy íntimo y personal para el paciente, por eso, es importante que te lo tomes con la delicadeza que requiere. Cierra la puerta para que se sienta más protegido y más cómodo.

2-  Comprueba la temperatura: es importante que, antes de empezar a lavar al enfermo, comprobemos que la temperatura del agua es la adecuada. También te recomendamos que cierres puertas y ventanas para evitar corrientes de aire que puedan poner en riesgo su salud.

3-  Mantén la intimidad: tenemos que practicar empatía para entender lo delicado que resulta este momento para el paciente. Por ello, es importante que evitemos tenerlo desnudo durante mucho tiempo y que seamos muy respetuosos con su cuerpo.

4-  Prepara ropa limpia: otro de los consejos de higiene y aseo para pacientes encamados es que tengas la ropa limpia ya preparada antes de ponerte a lavarlo. De esta forma, evitarás que se quede mucho rato desnudo y contribuirás a que se sienta mejor atendido.

5-  Material a mano: antes de comenzar con el lavado es importante que tengas a mano todo lo que vas a necesitar, tanto la palangana, como el agua caliente, el jabón, las toallas, la crema hidratante, etcétera.

6-  Manos limpias: también es importante que mantengas al máximo la higiene durante el lavado. Por eso, es recomendable que te laves bien las manos antes de empezar a enjabonar el cuerpo y que, siempre, lleves guantes.

7-  Aseo por partes: dentro de los consejos de higiene y aseo para pacientes encamados tienes que tener en cuenta que, en estos casos, se lava por partes. Es decir, se enjabona y se aclara una zona antes de comenzar con otra.

8-  Aclara rápido: es importante tener en cuenta que, cuando enjabonamos, debemos aclarar rápido para evitar que el jabón termine resecando la piel ya que, esto, puede producir picores e irritación cutánea.

9-  Cuidado con el secado: también deberás prestar especial atención al proceso del secado ya que, es entonces, cuando se pueden producir leves heridas o irritaciones. Lo recomendado es que evites la fricción excesiva y que uses, siempre, toallas suaves. Haz hincapié en zonas como los pliegues del cuerpo o en espacios donde se puede acumular la humedad como, por ejemplo, entre los dedos del pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *