Consejos para evitar el estreñimiento en mayores

estreñimiento en ancianos

Una de las dolencias más comunes entre los mayores es el estreñimiento. Y es que, con el paso de los años, el sistema digestivo puede verse alterado, así como sufrir una ralentización que afecta la digestión de los alimentos y, por tanto, a su expulsión.

Pero evitar el estreñimiento en mayores es esencial para asegurarles un correcto funcionamiento digestivo y depurativo. Por este motivo, en Benviure queremos darte algunas claves para que puedas evitar esta situación y ayudar a que tu familiar pueda volver a disfrutar de una óptima salud gastrointestinal.

Cuidados a tener en cuenta

Es una situación muy frecuente que una persona mayor padezca problemas digestivos e intestinales. Por este motivo, la dieta de un adulto siempre deberá ser rica en fibra y nutrientes que ayuden a depurar y a eliminar las toxinas y deshechos que nuestro organismo no necesita.

Para conseguir evitar el estreñimiento en mayores es esencial llevar a cabo una serie de hábitos que nos permitan mejorar el tránsito intestinal. De todas formas, antes de comenzar a hacer ningún cambio en la dieta, es altamente recomendable que se hable con el médico que lleve al paciente para ver cuál puede ser la causa de esta alteración y el mejor remedio.

No obstante, aquí te indicaremos algunos buenos hábitos que pueden ayudar a mejorar el tránsito de la zona intestinal y, por tanto, reducir la presencia de estreñimiento.

Vida activa para evitar el estreñimiento

Pasarse todo el día sentado o en reposo puede fomentar la aparición de estreñimiento. En cambio, si apostamos por incorporar ejercicio físico suave, se consigue un mejor funcionamiento de nuestro organismo, así como acelerar el metabolismo activando el flujo sanguíneo y el trabajo de los principales órganos del cuerpo.

Al llegar a la tercera edad, el ejercicio siempre deberá ser suave y controlado. Bastará con que cada día se caminen unos 30 o 45 minutos para disfrutar de una vida mucho más sana y, también, un organismo más depurado y activo.

La importancia de la rutina para ir al baño

Si se quiere evitar el estreñimiento en mayores también se debe tener en cuenta que la rutina es un gran aliado. Lo mejor es que se escoja un momento del día para hacer las deposiciones y, así. durante este rato al día no hacer nada más que estar en casa, tranquilo, para poder hacer de vientre sin problema alguno.

Es normal que, si se cambia de rutina, aparezca más estreñimiento porque nuestro cuerpo está acostumbrado a limpiarse por la mañana. Por eso, precisamente, muchas personas cuando salen de viaje sufren de esta condición. Pero si se respeta ese momento del día para no hacer nada más que reposar, se conseguirá evitar que aparezca el estreñimiento.

No aguantar las ganas de ir al baño

Es esencial que, cuando se tengan ganas de ir al servicio, el adulto pueda acudir a él de inmediato. Aguantar las ganas puede aumentar el estreñimiento y hacer que la rutina se rompa, cortando con el biorritmo natural de su cuerpo. Por tanto, contar con un servicio cercano y en buenas condiciones es básico para que la persona pueda usarlo siempre que lo necesite sin que tenga que aguantarse las ganas.

Beber más agua al día

El agua es uno de los mejores depuradores naturales que existen. Y es que, este líquido, permite hidratar el cuerpo pero, también, limpiar nuestros órganos e intestinos de forma natural. Por ello, muchos expertos recomiendan el consumo de una media de 1,5 litros de agua al día para conseguir un cuerpo más sano y depurado.

La postura a la hora de ir al baño

Para poder evitar el estreñimiento en mayores también se suele recomendar que se tenga una postura adecuada en el baño que facilite la salida de los desechos. A muchos ancianos, les funciona elevar ligeramente los pies para conseguir que las rodillas estén más elevadas que la cintura y, por tanto, que sea más fácil defecar. Para ello, bastará con colocar un taburete en el baño que servirá de apoyo de sus pies.

Cuidado con los laxantes

laxantes en mayores

Y, por último, debemos remarcar que el uso y consumo de laxantes deberá estar supervisado siempre por un médico. No se deben tomar estos medicamentos sin que un experto así lo haya indicado pues podría ser contraproducente y de riesgo para la persona que padece estreñimiento.