Desorientación en ancianos o delirium puntual: ¿Cómo tratarlo?

delirium puntual

Cuando hablamos de “delirium puntual” nos estamos refiriendo a un tipo de desorientación en ancianos que se da cuando el mayo padece algún tipo de contratiempo. Por ejemplo, es posible que haya sufrido alguna caída, una bajada de tensión o una simple infección de orina y, ello, le provoque una confusión aguda en el cerebro que también se conoce como delirium.

¿Qué hacer en estos casos? En el post de hoy de Benviure queremos descubrirte cómo tratar la desorientación en ancianos para que, así, puedas conocer la mejor manera de responder ante esta situación.

¿Qué es el delirium puntual o la desorientación?

Tal y como su propio nombre indica, es una situación puntual que tiene lugar en el cerebro de los ancianos y que viene precedida por una causa concreta. Normalmente, los factores más comunes que producen esta desorientación son bajadas de potasio, infecciones de orina o haber sufrido una leve caída. También la fiebre u otras enfermedades pueden dañar las estructuras cerebrales haciendo que se experimente esta sensación de pérdida de orientación y delirium.

Todo ello lo que hace es afectar el bienestar del cerebro y producir una sensación momentánea de desorientación. Además, también pueden aparecer otros efectos como alucinaciones, problemas de insomnio o cambios de humor con tendencias agresivas.

No solo los ancianos pueden experimentar esta desorientación sino que, también, puede darse entre personas jóvenes que pueden padecerla cuando sufren algún episodio de dolor, alguna caída, etcétera. Eso sí: es menos habitual que aparezca entre la juventud porque cuentan con un cuerpo más fuerte y con mecanismos en mejor estado de forma.

Cómo actuar ante la desorientación en ancianos

Para poder tratar la desorientación en ancianos, antes que nada debemos descartar que exista alguna otra afección que produzca este delirium. Y es que, en el 50% de los casos, cuando un adulto mayor padece estos episodios de forma recurrente es porque, en el fondo, se esconde alguna demencia.

En cualquier caso, cuando veas que una persona puede estar sufriendo este delirium puntual es imprescindible que acudáis al médico de inmediato. Son los expertos los que deberán comenzar a hacer un examen exhaustivo de la salud del paciente y tratarle para evitar que se deshidrate, ya que este es uno de los efectos que puede producir esta alteración del cerebro.

Una vez ya haya sido atendido por el médico, es importante tener en cuenta una serie de hábitos que tenemos que regular para mejorar la calidad de vida del mayor. Aquí te dejamos una lista con algunas consideraciones:

  • Apuesta por un ambiente tranquilo: haz que el adulto esté en un espacio tranquilo y relajante, sin demasiado ruido y con una luz que no sea excesivamente intensa
  • Deja que duerma: también debemos respetar las horas de descanso de la persona mayor. No debemos interrumpirla ni para darle medicación ni para tomarle los signos vitales. Es esencial que descanse bien por la noche.
  • Ayúdale a que se relaje: es recomendable propiciar un ambiente tranquilo y relajado que sea idóneo para la tranquilidad. Por ello, optar por música relajante, darle masajes o promover algunas técnicas de relajación ayudarán a que la persona se encuentre mejor.
  • Anímale a salir a la calle: no debe aislarse del mundo ni de la sociedad. Es importante estimular su interacción con otras personas, por ello, anímale a que cada día salga a la calle, a que quede con sus amigos, a que vaya a comprar, etcétera.
  • No le satures: en el caso de la desorientación en ancianos es importante no abrumarle ni hacer que se vea evidente su situación. Por tanto, evita avasallarle con demasiada información y dirígete a él o ella con palabras sencillas y frases cortas.
  • No cambies su rutina: para no agravar la sensación de confusión y desorientación es recomendable que el anciano no cambie demasiado su rutina. Es desaconsejable que se cambie de casa o que esté con diferentes familiares. Lo que debemos potenciar es una rutina estable para que, poco a poco, esa confusión se vaya reduciendo.