¿Es posible cuidar a un enfermo crónico en casa?

cuidar enfermo crónico

Los familiares que tienen a un enfermo crónico en la familia suelen preguntarse acerca de si es posible cuidarle directamente en casa. Es importante que sepas que, si bien sí que puedes llevar a cabo esta tarea, no es en absoluto recomendable. Lo mejor es que tu familiar esté bien atendido por profesionales de la salud como los que encontrarás en Benviure y que, así, cuente con los cuidados y las atenciones que necesita.

En este post vamos a descubrirte por qué no es recomendable cuidar a un enfermo crónico en casa. También te brindaremos algunos buenos consejos que te ayudarán a saber los cuidados que estas personas necesitan en su día a día.

Por qué no se recomienda cuidar a un enfermo crónico en casa

Muchas familias consideran que, para cuidar a una familiar enfermo, no hay nada mejor que tenerlo en casa. Pero esta convicción es tremendamente errónea y te explicaremos el por qué:

  1. Falta de recursos: en un hogar no hay los mismos recursos médicos ni de aparatología que se necesitan para cuidar de forma óptima a un enfermo crónico. En cambio, en centros de cuidado de mayores como Benviure contamos con todos los recursos que se necesitan para poder brindar las mejores atenciones.
  2. Desconocimiento de los cuidados: otro de los puntos más importantes es que ser su familiar no significa ser médico. Y solamente con amor no se puede tratar a un paciente, se necesitan conocimientos médicos y recursos para poder saber cómo actuar en cualquier circunstancia.
  3. Sobrecarga de responsabilidad: a la larga, el familiar o los familiares que estén a cargo del enfermo se sentirán sobrepasados de responsabilidad. Esto afectará a su calidad de vida y, también, a la del paciente que notará esa crispación y ese mal ambiente

Debemos tener claro que para cuidar a un enfermo crónico es esencial tener recursos, conocimientos y los aparatos necesarios. En centros como Benviure estamos totalmente preparados para atender a las personas mayores que están enfermas y, por tanto, necesitan un cuidado minucioso y experto.

Es mucho mejor dejar a tu familiar en manos de profesionales cualificados que procurar cuidarlo tú mismo. Por muy buenas intenciones que tengas, en realidad, no estarás dándole las atenciones que necesita.

5 consejos para cuidar a un enfermo crónico

Aunque no vayas a optar por cuidar a un enfermo crónico en casa, igualmente seguro que pasarás horas con él o ella haciéndole compañía. Por eso, te recomendamos que conozcas algunos consejos que te ayudarán a relacionarte mejor con él y conocer sus necesidades:

  1. Conoce sus limitaciones: es importante que sepas que tu familiar seguramente tiene algunas limitaciones ya sean físicas o mentales, por tanto, tienes que conocerlas y actuar en base a ellas. Tratar a un enfermo de forma equivocada puede hacer que se genere una mala relación entre vosotros y que no crees un buen ambiente cuando vayas a visitarlo. Por tanto, lo mejor es que conozcas las limitaciones que le provoca su enfermedad y que seas consciente de ellas.
  2. Pide información a los cuidadores: para poder cuidar a un enfermo crónico es esencial que tengas fuentes fiables acerca de la situación real que está viviendo tu familiar. Por tanto, no temas en pedir información a las personas encargadas de su cuidado y que te resuelvan todas las dudas que puedas tener al respecto. Estar informado es el mejor antídoto para poder entender bien la situación y tratar al enfermo.
  3. Escúchale: también es esencial que hagas de apoyo familiar y humano. Como bien hemos dicho, el cuidado diario tiene que ser llevado a cabo por expertos en salud pero el cuidado emocional tiene que venir por parte también de la familia. Por tanto, habla con él/ella, deja que exprese sus emociones, sus miedos, sus dolores… No le bloquees esa información y deja que se comunique contigo.
  4. Permítete descansar: ya hemos dicho antes que, a veces, la sobrecarga de responsabilidades puede hacerle más mal que bien al paciente. Por tanto, si has pasado un día malo o estás saturado/a de responsabilidades, aléjate y no le contagies de tu energía. Lo que menos necesita ahora tu familiar es que vayas a verle de forma estresada y sin buena actitud.
  5. Pide ayuda: y siempre que lo necesites, pide ayuda. Nadie es un super héroe y todos necesitamos que nos echen un cable de vez en cuando. Tú también necesitarás tener un hombro sobre el que llorar y con quien compartir esta situación. No te lo cargues todo a tus espaldas.