Higiene postural en mayores

higiene postural en mayores

Hay algunos problemas de salud que padecen los mayores que están relacionados por tener una mala postura corporal. Molestias en la espalda, acumulación de tensión en las caderas o problemas de cervicales pueden venir precedidos por no tener una buena posición corporal.

Es por este motivo que resulta imprescindible mejorar la higiene postural en mayores. De esta forma, podrán aliviar tensiones acumuladas, repartir mejor el peso del cuerpo y conseguir reducir los dolores que puedan provenir de una mala posición del cuerpo.

En este post de Benviure vamos a ofrecerte los mejores consejos para que los mayores puedan mejorar su postura y, así, disfrutar de una vida más sana y cómoda.

Normas básicas de la higiene postural en mayores

Existen algunas normas de higiene postural en mayores que se tienen que procurar llevar a cabo en el día a día. Hábitos tan comunes como son caminar, estar de pie o sentarse requieren que la postura del cuerpo sea la correcta para que el peso y la presión se reparta homogéneamente por todo el cuerpo.

Por eso, a continuación vamos a desucbrirte cómo puedes mejorar la higiene postural en mayores diferenciando las acciones que realizamos a diario.

Una buena postura al estar de pie

  • Es importante mantener la espalda recta en todo momento para que el peso esté bien repartido
  • Debemos procurar que los pies estén alineados a la altura de los hombros y que la planta esté en contacto con el suelo
  • En el caso de que vayamos a estar algún rato de pie, una buena forma de mantener una óptima higiene postural es colocar un pie más adelantado e ir cambiándolos

Higiene postural a la hora de caminar

  • Debemos procurar que la persona mantenga la cabeza erguida así como el tórax, de esta forma, se reparte mejor la presión y el impacto que se realiza durante la marcha
  • Los hombros deben estar relajados durante el paseo, por eso, debemos fijarnos que estén hacia abajo y un poco hacia atrás
  • Para mantener una buena higiene postural en mayores es esencial que se use calzado cómodo y confortable. Si es necesario, optar por el uso de calzado ortopédico o plantillas para mejorar la postura.

Una buena postura estando sentado

  • A la hora de permanecer sentado en una silla es importante que nos percatemos de que la silla permite que los pies estén apoyados en el suelo. En caso de que no sea así, se deberá buscar una superficie elevada para apoyar los pies.
  • La mejor postura cuando estamos sentados es aquella que mantiene las rodillas al mismo nivel que la cadera. Es decir, formamos con el cuerpo un ángulo de 90º.
  • La espalda deberá estar apoyada en el respaldo, por eso, lo mejor es que optemos por un tipo de silla que respete la curvatura de la columna, es decir, que sea ergonómica.
  • Para mantener una buena higiene postural en mayores es importante que se evite cruzar las piernas, un gesto muy común y extendido que, sin embargo, afecta muchísimo la salud de la espalda.
  • Cada 50 minutos se recomienda que la persona se levante a caminar para relajar el cuerpo y destensar la espalda.

Consejos de higiene postural en mayores en casa

Además de estos consejos que se llevan a cabo en cualquier momento de nuestras vidas, ahora vamos a hablar sobre algunas premisas de la higiene postural en mayores que se realizan dentro del entorno doméstico.

higiene postural en la cama

 

La postura al acostarse y al dormir

  • A la hora de acostarse, debemos ayudar a que nuestro familiar se siente primero al borde de la cama y, después, se apoye con los dos brazos. Una vez así, podrá elevar las piernas del suelo y colocarlas en la cama.
  • Una buena postura para dormir es la que es la de boca arriba, es decir, la que mantiene el contacto de la columna con el colchón. De esta forma, se permite que la espalda esté recta y relajada durante la noche. Eso sí: se recomienda colocar una buena almohada bajo el cuello para proteger las cervicales.
  • Otra buena postura para dormir es la de costado ya que la columna está bien alineada y el peso se reparte por todo el cuerpo.
  • Deberemos evitar siempre que podamos la posición boca abajo. El motivo es que esta postura modifica la curvatura de nuestra espalda y, además, forzamos a que las cervicales estén giradas hacia un costado.
  • Para una buena higiene postural en mayores es importante que el colchón sea de una dureza intermedia para que el cuerpo se adapte bien a este material. La almohada debe ser baja para que las cervicales reposen correctamente.