medicamentos para la memoria
Medicamentos para la memoria
11 junio, 2018
demencia vascular
¿Cuáles son los síntomas de la demencia vascular?
25 junio, 2018
Show all
ley de dependencia

Una de las leyes que hay a nivel estatal para poder ayudar a las personas dependientes es la “Ley de dependencia”. Son diferentes tipos de ayudas a los que pueden acudir personas o familias que tienen a algún miembro en una situación dependiente y que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de los enfermos, así como la calidad de vida de la familia.

Pero existen diferentes grados y prestaciones económicas en la Ley de Dependencia. Por este motivo, en el artículo de hoy hablaremos acerca de los diferentes grados que existen y que, así, puedas ver en cuál de ellos podrías recibir tu prestación.

Grados en la Ley de Dependencia

Los diferentes grados de la Ley de Dependencia existen para poder atender las necesidades que tienen los pacientes de forma particular. Aunque es cierto que existe tan solo un baremo a nivel estatal, al final son las comunidades autónomas las que terminan valorando el grado de dependencia de una persona en cuestión.

grados de dependencia

Estos grados evalúan aspectos como los cuidados que necesita, el nivel de dependencia que requiere para vivir, etcétera. Dependiendo del informe de médicos y profesionales de la salud es como se procede a inscribir a un enfermo en un grado u otro. También se llevan a cabo entrevistas al domicilio para poder evaluar de forma detallada las necesidades reales del individuo.

A nivel estatal están establecidos 3 grados diferentes:

Grado 1: Dependencia moderada

En este grado se incluyen a todas aquellas personas que necesitan ayuda para realizar una actividad de su rutina (por ejemplo, caminar, cocinar, vestirse, ducharse…). Necesitaría el apoyo de un ayudante para poder llevar una vida lo más normal posible. Por tanto, requiere de un apoyo intermitente para poder ser autónoma.

Grado 2: Dependencia severa

En este tipo de categoría se incluyen a las personas que necesitan ayuda en varias ocasiones del día. Se diferencia del 1 porque, en este grado, las personas requieren ayuda para poder llevar a cabo 2 o 3 actividades de la rutina diaria. No necesita un apoyo intensivo ni permanente del cuidador sino ayuda de forma puntual para poder realizar diferentes tareas domésticas.

Grado 3: Gran dependencia

En este grado se incluyen a todas las personas que necesitan ayuda constante en su día a día. Suelen ser pacientes que requieren del control y gestión de una tercera persona que le dé el apoyo para poder llevar una vida normal y corriente. Normalmente, en este grupo se suelen incluir a pacientes con enfermedades mentales, físicas, sensoriales o intelectuales que requieren del apoyo continuo de un experto de la salud.

Son personas que, por sí mismas, no pueden ser independientes y que requieren de un cuidador para poder realizar sus actividades esenciales. Por ejemplo, por sí mismas no pueden realizar algunas tareas habituales como comer, caminar, vestirse, etcétera.

Para poder recibir las prestaciones de la Ley de Dependencia del grado 3 es importante que la situación del paciente esté reconocida y declarada en el Texto Refundido. En caso contrario, no se podrá solicitar dicha ayuda.

Dependiendo del grado en el que se incluya el paciente, el Estado le ofrecerá una serie de prestaciones y ayudas económicas concretas. Es esencial consultar con la Seguridad Social pues este importe puede ir fluctuando según la situación económica y financiera del país.

Visita domiciliaria para determinar el grado de dependencia

Como ya hemos indicado, para saber en cuál de los diferentes grados de dependencia se inscribe a un paciente es esencial la visita de un profesional. Durante esta visita, se evalúan las capacidades que tiene el paciente y en qué momentos o circunstancias requiere ayuda externa.

grados ley de dependencia

Se analizan algunas actividades del día a día como, por ejemplo, beber, ir al baño, caminar, vestirse, cuidar de su salud, etcétera. También se valora si es necesaria la supervisión y la ayuda de alguien externo para poder llevar una vida digna.

Respondiendo a un test y analizando diferentes aspectos de la visita, el profesional podrá realizar un informe que se entregará al Estado. Teniendo en cuenta todos estos datos, la persona que realiza la visita terminará indicando qué grado de dependencia tiene la persona.

De esta forma, se podrá conocer qué tipo de subvención puede solicitar así como el tipo de ayuda que tendrá en su día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *