Osteoporosis y fracturas óseas en personas mayores

fracturas óseas en mayores

Al llegar a la tercera edad, es muy habitual que se empiecen a experimentar problemas en la salud de los huesos. Y es que, la estructura ósea, puede verse debilitada por el paso del tiempo y porque el organismo ya no sintetiza correctamente la asimilación de algunos nutrientes que son indispensables para la salud de nuestros huesos.

En este artículo de Benviure vamos a hablarte acerca de la osteoporosis y fracturas óseas en personas mayores y te indicaremos tanto las causas de dicha condición, así como algunos consejos para que se pueda prevenir.

Causas de la osteoporosis y fracturas óseas

Cuando hablamos de osteoporosis y fracturas óseas, casi siempre, estamos hablando de un tipo de enfermedad que suele aparecer en personas de edad avanzada, es decir, mayores de 50 años. De forma generalizada, suele afectar más a las mujeres que a los hombres debido a que, con la llegada de la menopausia, el organismo femenino produce menos estrógenos y testosterona.

La osteoporosis es una enfermedad que conlleva a la pérdida de la densidad de los huesos, por tanto, estos se vuelven más frágiles y más débiles. Esta situación aumenta la posibilidad de padecer fracturas de manera más frecuente, así como dolores o molestias en los huesos.

tipos fracturas huesos

 

Aunque afecte más a mujeres que a hombres, ellos también pueden padecer esta condición, sobre todo, con el paso de los años. Aquí te indicamos algunas de las causas más habituales que pueden provocar que los huesos se debiliten:

  • Causas genéticas
  • Llevar una vida sedentaria, poco activa
  • Fumar o beber de forma excesiva
  • Malos hábitos alimenticios, con un bajo aporte de vitamina D
  • Tener un peso más bajo de lo recomendado
  • Padecer enfermedades como anorexia, bulimia o hipertiroidismo
  • Tomar medicamentos que produzcan problemas en los huesos
  • Estar encamado de forma prolongada

Estas situaciones pueden hacer que los huesos se debiliten y que, por tanto, seamos más propensos a desarrollar osteoporosis y fracturas óseas. El motivo es que, cualquiera de estas causas, consiguen reducir la presencia de minerales en los huesos, algo que provoca que estén mucho más débiles y que, por ello, se puedan fracturar más fácilmente.

Una simple caída, una torcedura de pie o un golpe cualquiera puede causar que el hueso se rompa y que, por tanto, la rehabilitación sea más larga.

Síntomas de la osteoporosis en personas mayores

Debemos tener en cuenta que, en términos generales, la osteoporosis no produce síntomas muy evidentes. Se hecho, esta condición se suele diagnosticar cuando se sufre la primera caída o el primer accidente.

No obstante, puede ocurrir que se sufran algunos dolores o molestias en la columna vertebral. Esta situación suele aparecer cuando hay un aplastamiento que puede producir cierta presión en la médula y hacer que se sienta un hormigueo o molestias en la espalda.

Cómo prevenir las fracturas de hueso

Ahora que ya sabes las causas y los síntomas de la osteoporosis en personas mayores, vamos a indicarte algunos hábitos que pueden ayudarte a prevenir esta condición. El objetivo es conseguir que nuestro cuerpo y nuestros huesos estén sanos y fuertes para evitar que se debiliten y que, por tanto, se puedan romper con mayor facilidad.

  • Medicamentos para frenar la desmineralización: existen algunos productos farmacológicos que pueden ayudar a evitar esta condición. Sin embargo, siempre se recomienda que esté prescrito por un médico o un experto
  • Practica ejercicio: es esencial disponer de un organismo sano y fuerte para que nuestra estructura ósea esté en perfecto estado. Por eso, se recomienda hacer ejercicio físico de forma diaria y que, así, el cuerpo esté fuerte y protegido
  • Alimentación saludable: la dieta también juega un papel fundamental para proteger la salud de los huesos. En general, deberás optar por una alimentación rica en nutrientes como calcio y vitamina D. Además, deberás evitar la presencia de elementos nocivos como grasas, tabaco o alcohol.
  • Luz solar: está comprobado que nuestro organismo asimila mejor la vitamina D si tomamos el sol, por tanto, se recomienda hacer “baños de sol” cada día para conseguir que el cuerpo esté en perfectas condiciones de salud