Protocolo de cambios posturales en pacientes encamados

paciente encamado

uando un paciente está en la cama postrado es importante irlo moviendo para evitar lesiones en el cuerpo y en la piel. Pero estos cambios de postura tienen que hacerse con sumo cuidado y vigilando mucho las necesidades del paciente en todo momento.

En este post de Benviure vamos a descubrirte cuál es el protocolo de cambios posturales en pacientes encamados. De esta manera, podrás conocer las mejores técnicas para poder llevar a cabo estos cambios de forma segura y cómoda.

Consejos para los cambios posturales en pacientes encamados

Estar mucho rato en la misma postura corporal puede producir dolores, molestias, irritaciones y graves lesiones. Y es que la presión del cuerpo se tiene que ir repartiendo en diferentes zonas de apoyo para poder repartir bien la fuerza y evitar que haya zonas que sufran más que otras.

El problema está en que las personas encamadas no suelen sentir estas molestias y, por tanto, puede resultar muy problemático para la salud de su piel y de sus músculos. El cuidador tiene que tener en cuenta la necesidad imperiosa de ir cambiando la postura del paciente para que, así, el peso se distribuya correctamente por todo el cuerpo. Aunque no se queje porque no sienta el dolor, no significa que el peso no esté ejerciendo consecuencias en la salud.

Para llevar a cabo el protocolo de cambios posturales en pacientes encamados es importante que cada 2 o 3 horas cambies la postura. Deberás ir intercalando el costado izquierdo y el derecho, así como poner al paciente boca arriba o semi-sentado. Aquí te dejamos un resumen de las posturas principales que deberás ir intercalando.

Fowler, una de las posiciones en pacientes encamados

Es la posición semi-sentada que comentábamos anteriormente. Para llevarla a cabo deberás tener en cuenta estas consideraciones:

  • El cuerpo deberá estar semi doblado con las rodillas creando un ángulo de unos 40 o 60 grados.  
  • Las rodillas podrán estar flexionadas o extendidas y se debe colocar una almohada en la parte trasera para que el paciente esté cómodo
  • La cabecera también deberá estar elevada a unos 60 o 90 cm y deberemos colocar una almohada en el cuello para el máximo confort

Posición boca arriba: supino

La posición supino es la que cuenta con el paciente tumbado boca arriba. Para poder realizarla correctamente te recomendamos que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Se tiene que colocar una almohada tras el cuello para que la cabeza esté bien apoyada
  • También es aconsejable colocar una almohada delgada debajo de la zona de las pantorrillas para evitar el exceso de presión y para que las rodillas queden un poco flexionadas 
  • Se puede colocar también una almohada debajo de los pies para que sea como una especie de “tope y que así no haya demasiada extensión

Posición lateral

Es la tercera postura que forma parte del protocolo de cambios posturales en pacientes encamados. Se trata de colocar al paciente de costado y cada cierto tiempo cambiar de lado para que no se dañe demasiado una de las zonas.

Para llevar a cabo esta postura se tienen que tener en cuenta estos consejos:

  • Se tiene que colocar una almohada debajo de la cabeza para conseguir que el paciente esté confortable y alineado con el tronco
  • Separar el brazo del costado en el que se apoya para evitar que la presión pueda generar problemas circulatorios
  • El brazo del costado contrario tiene que estar flexionado ligeramente y, debajo suyo, colocaremos una almohada
  • También se tiene que poner una almohada entre las piernas para evitar que exista roce que pueda causar lesiones o heridas
  • Dependiendo de la corpulencia del paciente puede darse el caso de que se necesite colocar una almohada en la zona de la espalda y, así, evitar que el cuerpo se caiga

De todas formas, siempre es recomendable que sea un experto en salud quien realice este protocolo de cambios posturales en pacientes encamados. El cuerpo de estos pacientes es muy delicado y necesita de cuidados intensivos y profesionales.