Técnicas para movilizar a un familiar dependiente

movilizar personas mayores

Cuando se tiene a un paciente encamado resulta esencial saber cómo moverlo correctamente. Los cuidadores de personas dependientes deben conocer cuáles son las mejores técnicas que conseguirán que el paciente pueda disfrutar de una vida con mayor bienestar.

Es por este motivo que, en este artículo de Benviure, vamos a descubrirte las técnicas para movilizar a un familiar dependiente que te ayudarán a cuidar mejor al paciente. Presta atención y con sumo cuidado y respeto podrás mejorar la calidad de vida de tu familiar.

Las mejores técnicas para movilizar a una persona dependiente

Es importante ir cambiando la postura de la persona que está encamada y promover que sus músculos se muevan y cambien de postura. De esta forma, se consigue mantener el cuerpo en un buen estado de salud y se evita que la musculatura se atrofie en demasía.

Pero ¿cuáles son las técnicas para movilizar a un familiar dependiente más recomendadas? Aquí te dejamos algunas de las más sencillas de llevar a cabo y con las que podrás conseguir una mayor movilidad del cuerpo. Son las siguientes:

  • Cambios de postura: se recomienda que cada 2 o 3 horas se cambie la posición del cuerpo de la persona que yace en la cama. Estos cambios se pueden realizar de una forma más sencilla con la ayuda de almohadas y cojines.
  • Los dispositivos: también es altamente recomendado que utilices taloneras o almohadas que consiguen reducir la presión del peso sobre la cama y, por tanto, minimiza el riesgo a padecer lesiones en la piel.
  • La importancia de la piel: para evitar que el paciente pueda experimentar dolencias en la piel es esencial que se mantenga una correcta rutina de cuidado y limpieza cutánea. Sobre todo es importante que se limpie la piel y que se seque y se hidrate de manera profunda. Las zonas húmedas del cuerpo son las que más complicaciones pueden presentar y, por tanto, se recomienda prestar una especial atención a ellas (axilas, ingles, etcétera).
  • Sábanas lisas: para poder asegurar que la cama es un lugar óptimo para la salud del paciente y la de su piel es importante evitar las arrugas en las sábanas pues, de lo contrario, estas arrugas podrían generar lesiones en el cuerpo.
  • Ejercicio físico: otra de las técnicas para movilizar a un familiar dependiente es que se promueva la práctica de ejercicio físico. De esta forma, se activa el cuerpo y la musculatura y se evita que la zona se quede atrofiada. Sin embargo, estos ejercicios solamente deben hacerse bajo la supervisión médica.

Con estas técnicas conseguirás que la persona que permanece en la cama o que tiene problemas de movilidad pueda disfrutar de una vida más plena y saludable. Estas condiciones de vida mejoran al paciente tanto a nivel físico como psicológico y, por tanto, contribuirás a que tenga una vida plácida.

Consejos a tener en cuenta

Además de las técnicas que acabamos de mencionarte, es importante que tengas en cuenta una serie de aspectos que resultan básicos para el trato con el paciente. Antes de empezar a emplear alguna de las técnicas, te recomendamos que:

  • Observes cuál es la posición del paciente y valorar qué postura quieres que adopte. La previsión es esencial para que sepas exactamente los movimientos que vas a hacer.
  • Cuidado con la presión del cuerpo. Es importante que, en cuanto cambies la postura del paciente, compruebes bien cuál será el nuevo foco de presión y que evites que todo el peso recaiga sobre una zona. Es mejor que se reparta para que, así, el cuerpo sufra menos.
  • Movimiento entre dos personas. Siempre que se pueda, es recomendable que el cambio postural de la persona dependiente se realice entre dos personas. De esta forma, se conseguirá que los movimientos sean más fluidos y se evitarán accidentes.
  • Movimientos lentos: además, siempre que vayas a manipular el cuerpo del paciente y a cambiarle de postura es esencial que lo hagas con suma delicadeza. Los movimientos deberán ser suaves y con mucho tacto.

Ahora ya conoces las técnicas para movilizar a un familiar dependiente. Es importante que, ante cualquier tipo de duda, consultes antes con un médico o especialista para que te muestre los pasos a seguir. No debemos olvidarnos de que estamos tratando con una persona y, como tal, también necesita tener su intimidad y ser tratada con sumo respeto.