incontinencia urinaria en mayores
Incontinencia urinaria: causas y tipos
31 julio, 2018
pie diabético
Cómo prevenir el pie diabético
6 agosto, 2018
Show all
trastornos de la conducta en ancianos

Trastornos conductuales en ancianos

Los trastornos conductuales también se conocen como “trastornos de conducta” y hacen referencia a los cambios que padecen los ancianos en su comportamiento y en su personalidad. Estos cambios suelen venir motivados a causa de la edad o, también, por padecer alguna enfermedad neurodegenerativa como demencias, Alzheimer, etcétera.

En el post de hoy de Benviure queremos descubrirte los trastornos conductuales en ancianos más habituales. De esta forma, podrás conocer mejor cuáles son los cambios que los mayores pueden presentar al llegar a la etapa de la vejez.

5 tipos de trastornos de conducta en adultos

Como ya hemos mencionado, los trastornos conductuales en ancianos suelen estar causados por el mero hecho de hacerse mayores o, también, a causa de alguna enfermedad que les cambie su personalidad.

Aquí te descubrimos las alteraciones más habituales que pueden aparecer en los mayores y que merece la pena tener en cuenta.

Pérdidas de memoria

Es uno de los trastornos más frecuentes entre las personas mayores. Puede ser que este deterioro cognitivo venga dado por el propio deterioro del cerebro o, también, a causa de alguna demencia que le afecte la cognición.

Este tipo de trastorno conductual se caracteriza porque el afectado olvide información nueva, así como fechas importantes, los nombres de las personas, etcétera. Sin embargo, pese a que les cueste almacenar nueva información, una característica muy distintiva es que sí que recuerdan episodios que han tenido lugar hace muchos años.

Dificultades para resolver problemas

Las habilidades cerebrales pueden resultar alteradas debido al paso del tiempo. Tanto el cálculo mental como la capacidad para planificar o resolver problemas pueden hacerse más complicadas cuando la persona llega a la edad adulta.

Esto puede agravarse si el paciente padece una demencia ya que, con el tiempo, es posible que no sea capaz de realizar actividades tan cotidianas como ir al banco o al supermercado. El Alzheimer también afecta sobremanera las capacidades mentales y puede hacer que, al final, no sea capaz de realizar tareas básicas del día a día.

Pérdida de la orientación

Otro de los trastornos conductuales en ancianos es que pierdan la orientación fácilmente. Esto puede darse tanto a nivel físico (es decir, que se pierdan por caminos conocidos y habituales) como a nivel temporal (es decir, que no recuerden qué día de la semana es o en qué año viven).

Estas desorientaciones pueden ser momentáneas y que, en poco rato, el anciano vuelva a recuperar el control. Pero si padece alguna demencia o Alzheimer, esta sensación de desorientación será cada vez mayor y, por eso, es imprescindible que el paciente esté bien cuidado y protegido para evitar perderse.

Problemas a la hora de comunicarse  

El lenguaje también es otra de las capacidades humanas que se ven afectadas a causa del paso del tiempo. Es probable que, el adulto, termine teniendo algún tipo de complicación a la hora de hablar o de escribir. Esto se agrava si padece demencia o Alzheimer ya que dichas afecciones alteran de forma directa las funciones cerebrales.

Se pueden detectar estos problemas si  nos percatamos de que, en medio de una conversación, se queda parado y sin poder continuar. En estos casos es posible que no encuentre la palabra exacta o la forma idónea de expresar lo que quiere contar.

Problemas de socialización

Y, para terminar, otro de los trastornos conductuales en ancianos es que empiece a experimentar problemas a la hora de relacionarse con otras personas. Incluso puede ser que no sepan entablar una relación o conversación con personas de su propia familia. El anciano cada vez tenderá más a aislarse y a mostrarse callado y ausente en cualquier reunión social.

Esto también viene relacionado con los cambios de humor que suelen presentar las personas con demencias o con Alzheimer. Suelen ver cómo la personalidad se les vuelve más agria y están con cambios de humor fuertes o con una actitud más negativa y pesimista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *