Tratamiento Alzheimer: Residencia especializada

BENVIURE, la única residencia realmente especializada en el tratamiento del Alzheimer

Nuestra residencia en Barcelona lleva más de una década a la vanguardia en la lucha contra el Alzheimer. Desde el primer ingreso del paciente se realiza una revisión exhaustiva para determinar el grado está esta enfermedad. Está comprobado que con un diagnóstico precoz podemos afrontar la enfermedad gracias a los tratamientos disponibles.

El Alzheimer es una enfermedad que repercute muy negativamente en los pacientes, pero también en los familiares que ven como sus personas queridas van sufriendo alteraciones y trastornos en la conducta. En Benviure llevamos mucho tiempo luchando contra el Alzheimer y sabemos lo importante que es contar con los recursos necesarios para frenar sus efectos.

Cada paciente obtiene un tratamiento individualizado y adecuado a su nivel de dependencia, desde las primeras etapas de la enfermedad a algunos tratamientos que puedan controlar los episodios de agitación, depresión y síntomas alucinatorios que pueden ocurrir.

En nuestro centro hacemos una revisión exhaustiva del paciente para determinar el avance de la enfermedad. Una vez hemos llevado a cabo este diagnóstico, ya podemos manejar los tratamientos disponibles para afrontar la enfermedad. Como es lógico, cada paciente cuenta con un tratamiento individual y personalizado de acuerdo a la etapa en la que se encuentre.

Terapias contra el Alzheimer

Actividades para mejorar la orientación, ayudando a la dependencia del paciente para que pueda disfrutar de los espacios de nuestra residencia y jardines exteriores.

Actividades para mejorar las capacidades cognitivas del paciente, con talleres de memoria conseguimos frenar notablemente la evolución negativa del Alzheimer. Las terapias cognitivas y los programas lúdicos permiten mejorar los posibles problemas de conducta y aumentar la satisfacción de los familiares.

Actividades para mejorar la percepción visual. Se realizan talleres de artes gráficas y manualidades utilizando una gran variedad de colores y formas que ayudan a generar nuevas conexiones cerebrales y retrasar la evolución natural de la enfermedad.

Actividades de lenguaje. Gracias a nuestros logopedas, con estas actividades evaluamos la fluidez oral, y mediante ejercicios de repetición y posición de la lengua conseguimos recuperar actividad muscular y mejorar el habla.

Ayuda psicológica

Desde nuestro departamento de atención social atendemos ofrecemos el servicio de atención psicológica dando apoyo a los familiares que cuiden de personas con la enfermedad del Alzheimer u otras demencias.

La atención la podemos ofrecer:

Damos información y recursos para el manejo de posibles alteraciones de conducta para acompañar en el transcurso de esta enfermedad, ofreciendo soporte emocional, potenciar la aceptación de la enfermedad y tratar los conflictos para prevenir cualquier alteración futura y procesos de duelo.

Los principales síntomas del Alzheimer

Dentro de los principales problemas o síntomas que encontramos en esta enfermedad está la pérdida de memoria. Los enfermos son incapaces de recordar cierta información que han recibido de forma reciente y ese suele ser el primer síntoma.

Con el tiempo, nuestra mente envejece y es natural que no podamos recordar ciertos detalles. Sin embargo, los síntomas de esta enfermedad son tan graves, que afectan a la vida cotidiana del enfermo, por lo que no son indicios propios del envejecimiento.

Además de la memoria, los enfermos de Alzheimer tienen problemas en la comunicación, confunden personas y lugares, e incluso padecen trastornos visuales importantes. Los cambios de ánimo también pueden sucederse y comienzan a tener problemas para llevar a cabo ciertas tareas que antes eran sencillas.

Cómo controlar el deterioro cognitivo en enfermos de Alzheimer

Según los estudios, en España existen 800.000 enfermos de Alzheimer. En el mundo, la cifra se eleva a 44 millones, convirtiendo esta enfermedad en una de las más destacadas a nivel mundial. El Alzheimer controla la vida de quien padece la enfermedad, aunque también trastoca la vida de sus amigos y familiares.

Esta enfermedad, tal y como ocurre con el resto de demencias, no debe afrontarse en solitario. De hecho, es imposible hacerlo, y los recursos de apoyo y la información resultan fundamentales.

No es fácil cuidar a una persona que sufra Alzheimer, principalmente si se encuentra en un estado avanzado. Las personas dedicadas a ello deben tener paciencia y una serie de conocimientos concretos que sirvan para estimular al paciente.

El desarrollo de ciertas actividades resulta imprescindible para estimular a personas con Alzheimer. La finalidad es evitar el deterioro cognitivo y hacer que las capacidades del paciente se mantengan todo el tiempo que sea posible. Este tipo de actividades no son sino un complemento más que se añade a los tratamientos convencionales e irán en función del desarrollo de la enfermedad.

Muchos familiares de enfermos de Alzheimer no poseen los conocimientos suficientes para atenderlos. En ocasiones no disponen de tiempo ni tampoco cuentan con la capacidad para hacerlo correctamente. Por eso es lógico que contraten cuidadores profesionales precisamente para el cuidado de pacientes con Alzheimer. De esa forma, los enfermos podrán disfrutar de una mejor calidad de vida y se enfrentarán a esta nueva paradoja con más fuerza al estar en la mejor compañía.

Desgraciadamente, en la actualidad no existen tratamientos que puedan frenar los efectos y daños colaterales de la enfermedad. Sí existen determinados medicamentos que pueden ayudar al paciente, pero sus efectos no dejan de ser temporales. Estos medicamentos lo que hacen es aumentar los neurotransmisores en el cerebro para mejorar los síntomas de demencia propios del Alzheimer. Sin embargo, la enfermedad sigue su evolución.

Los investigadores están intentando hallar la manera de mejorar los tratamientos, no solo del Alzheimer sino de otras demencias progresivas. En esa línea se están llevando a cabo varias terapias que consisten en destruir las células cerebrales que de algún modo están relacionadas con el Alzheimer.

Cuidar a una persona enferma de Alzheimer requiere mucha dedicación y no siempre resulta gratificante. Al comienzo de la enfermedad, la persona aún es independiente, pero a medida que avanza, sus cuidados se hacen más y más necesarios. Tras un periodo de evolución constante, llegará un punto en el que el paciente necesite asistencia las 24 horas del día.

Los cambios en el comportamiento suelen ser, por regla general, uno de los síntomas más angustiosos y el que genera mayor malestar entre los familiares. Sin embargo, sus cuidadores están preparados para enfrentarse a cada una de las etapas de la enfermedad: temprana, intermedia y final. Saben qué han de esperar y cómo adaptarse a ellas.

Talleres y actividades

Actividades de orientación

Estas actividades son muy prácticas y su objetivo es que el paciente tenga conocimiento de sí mismo y del medio que le rodea. La idea es que dure el mayor tiempo posible para evitar el malestar generado por el paciente al no saber quién es y dónde está.

Estos talleres incluyen diferentes técnicas, donde se trabaja la orientación espacial, la personal y la temporal. Es muy importante, por ejemplo, que el paciente pueda distinguir las horas y las estaciones. También es fundamental saber dónde está, siendo consciente de que no se encuentra en casa sino en una residencia geriátrica o en un centro de día. Sin embargo, por encima de todo, los enfermos de Alzheimer deben manejar la información que les haga centrarse en todo lo relacionado con su entorno, su identidad y sus experiencias de vida.

En nuestro centro llevamos a cabo toda clase de actividades para mejorar su orientación. Asimismo, ayudamos a cada paciente para que puedan disfrutar plenamente de los jardines y los espacios de nuestro centro, de manera que puedan disfrutar de ellos con libertad.

Terapias cognitivas y programas lúdicos

Se trata de un conjunto de actividades o técnicas dirigidas a las capacidades cognitivas, de manera que los cuidadores traten de lentificar su deterioro paulatino. ¿Cómo? Incidiendo en áreas tan importantes como el cálculo, la atención, la memoria, el lenguaje o la percepción.

En general, estas actividades sirven para recuperar todas aquellas capacidades que se perdieron, pero en el caso del Alzheimer se desarrollan para compensar aquellas funciones perdidas. Gracias a esta estimulación, los enfermos conservan parte de su capacidad de aprendizaje y lo que hacen es mejorar en ciertos aspectos o al menos evitar que su deterioro sea mayor.

Las actividades o recursos en torno a esta terapia son bastantes. Desde Benviure llevamos a cabo talleres de memoria para frenar la evolución del Alzheimer, mejorar los problemas de conducta y aumentar su bienestar y la de sus familiares.

Talleres para la percepción visual

Se ha demostrado que el Alzheimer incide sobre la percepción visual, deteriorándola poco a poco. De esa forma, la enfermedad termina por la imposibilidad de reconocer rostros, incluso los de familiares. Otra cosa son los problemas de memoria, otro síntoma que suele darse en los enfermos de Alzheimer.

El sentido de la visión se vuelve tremendamente sensible con el paso del tiempo y en el Alzheimer se ve mucho más afectado. En personas mayores es frecuente padecer ciertas alteraciones como vista cansada o cataratas, pero, además, estos enfermos suelen padecer alteraciones particulares con una enorme implicación que afecta su día a día.

La llamada "ceguera al movimiento" es algo que pueden desarrollar los enfermos con Alzheimer. Este mal se basa en la incapacidad para percibir objetos en movimiento y sus consecuencias en la vida diaria son enormes. También puede verse afectada la percepción del color, incluso algunos estudios han demostrado que les es más difícil percibir ciertos colores como los tonos azules o violetas. Sin embargo, eso no es todo, porque, en general, tienen dificultad para percibir los contrastes entre gamas similares.

Todas estas consecuencias lo que hacen es aislar al enfermo. La persona se siente confusa y el mundo que le rodea es impreciso y ambiguo. En nuestro centro se llevan a cabo diferentes actividades para mejorar la percepción visual. Para ello se hacen talleres de manualidadesy artes gráficas en los que se utilizan multitud de formas y colores con ánimo de retrasar la evolución de la enfermedad y generar nuevas conexiones en el cerebro.

Actividades de lenguaje

No es un secreto, el Alzheimer también afecta al lenguaje y lo hace desde el comienzo de la enfermedad. Según avanza, las carencias o dificultades se acentúan.

En algunos casos, las personas que sufren Alzheimer no pueden comprender lo que se les dice, pero sí entenderlo en cuanto se les motiva visualmente. Otras personas, sin embargo, pueden hablar de una manera bastante correcta y fluida, aunque sin tener mucho sentido con lo que está sucediendo a su alrededor.

De esa manera, se sabe que en las primeras fases de la enfermedad, el paciente puede hablar correctamente, aunque se produce una alteración en la comprensión del lenguaje. El Alzheimer daña en primer lugar a aquellas áreas del cerebro que están vinculadas a la memoria. Los déficits del lenguaje, por su parte, están determinados por procesos vinculantes como la atención o precisamente la memoria.

Las alteraciones del lenguaje es uno de sus principales síntomas y es algo muy frecuente en los enfermos de Alzheimer. Incluso es posible que la persona que lo padece aún no haya sido diagnosticada con la enfermedad, aunque los trastornos son ya evidentes.

En Benviure llevamos a cabo actividades de lenguaje a través de nuestros logopedas. En estos talleres pretendemos evaluar su fluidez oral y, una vez hecho esto, se intenta mejorar el habla y recuperar la actividad muscular mediante ejercicios de posición de la lengua y ejercicios de repetición.

¡Venga a conocernos! Deje sus datos y solicite una visita o llámenos al 93 681 14 99

MENSAJE:

 
 

¡Ven a conocernos! Rellene el formulario y solicite una visita o llámenos al 93 681 14 99

NOMBRE:

EMAIL:

MENSAJE:

Acepto la política de privacidad