Tratamiento demencia de cuerpos de lewy

BENVIURE, la única residencia realmente especializada en el tratamiento de demencias

La demencia con cuerpos de Lewy es una causa común de demencia en personas mayores. La demencia afecta a las funciones mentales de tal manera que las personas que la padecen no pueden llevar una vida normal. Este tipo de demencia está asociada a la acumulación de cuerpos de Lewy, una alteración en forma de estructura anormal que se genera en algunas zonas del cerebro.

Esta enfermedad puede originar algunos síntomas como confusión, pérdida de memoria, alucinaciones y rigidez muscular, entre otras. Lo cierto es que esta demencia es difícil de diagnosticar, porque sus síntomas son parecidos a los de otras enfermedades como el Alzheimer o la enfermedad de Parkinson. La enfermedad suele aparecer entre los 50 y los 85 años y sus síntomas van empeorando con el tiempo.

La demencia con cuerpos de Lewy es un tipo de demencia progresiva, una de las más frecuentes después del Alzheimer. Los cuerpos de Lewy son depósitos de proteínas que se forman en las neuronas o células nerviosas que se encuentran en aquellas zonas del cerebro relacionadas con el control motor, la memoria y el pensamiento.

Este tipo de demencia, tal y como sucede con otras enfermedades similares, produce un deterioro creciente en las capacidades mentales del enfermo. De esa forma, las personas que lo padecen pueden tener cambios en la atención, en el estado de alerta e incluso presentar alucinaciones visuales. Como ya hemos indicado anteriormente, existen otros síntomas parecidos a los de otras enfermedades, como el Parkinson: temblores, rigidez muscular, movimientos lentos y pausados, etcétera.

Terapias contra la demencia de cuerpos de lewy

¿Qué es la demencia con cuerpos de Lewy?

La demencia con cuerpos de Lewy es un tipo de demencia progresiva, una de las más frecuentes después del Alzheimer. Los cuerpos de Lewy son depósitos de proteínas que se forman en las neuronas o células nerviosas que se encuentran en aquellas zonas del cerebro relacionadas con el control motor, la memoria y el pensamiento.  

Este tipo de demencia, tal y como sucede con otras enfermedades similares, produce un deterioro creciente en las capacidades mentales del enfermo. De esa forma, las personas que lo padecen pueden tener cambios en la atención, en el estado de alerta e incluso presentar alucinaciones visuales. Como ya hemos indicado anteriormente, existen otros síntomas parecidos a los de otras enfermedades, como el Parkinson: temblores, rigidez muscular, movimientos lentos y pausados, etcétera.  

Sus principales síntomas

Los principales efectos o signos de la demencia con cuerpos de Lewy son los siguientes:

    • Problemas o trastornos del movimiento. Los síntomas que aparecen suelen ser los mismos que en la enfermedad de Parkinson: temblores, rigidez muscular, movimientos lentos o arrastrar los pies al caminar.
    • Alucinaciones visuales recurrentes. Suelen manifestarse en la primera fase de la enfermedad. El enfermo puede ver personas, animales o formas que en realidad no se encuentran presentes en ese momento. También es posible presentar otros tipos de alucinaciones: olfativas, táctiles y auditivas.
    • Los problemas cognitivos son muy frecuentes. Las personas que padecen la enfermedad suelen tener problemas parecidos al Alzheimer: pérdida de memoria, baja atención, confusión, problemas visuales y espaciales, etcétera.
    • Problemas para dormir. Los enfermos tienen trastornos del sueño en fase REM. De ese modo, pueden llegar a recrear los sueños como si fueran reales cuando están dormidos.
    • Problemas en la atención, con síntomas de somnolencia, largas siestas, largos periodos de ausencia o comunicación desorganizada.  
    • Apatía o falta de motivación.
  • Depresión
  • Deficiencias en el sistema nervioso autónomo (funciones corporales). En este sentido puede verse afectada la parte del sistema nervioso que regula el proceso digestivo, el pulso, la sudoración o la presión arterial. Así, el enfermo puede presentar estreñimiento, mareos e incluso caídas.

¿Cuáles son sus causas?

Como ya hemos dicho, esta demencia se basa en la acumulación excesiva de proteínas que van a parar a las neuronas. Esta proteína es la misma que se encuentra asociada al Parkinson y las personas que lo padecen suelen presentar los mismos depósitos (placas y ovillos) que el Alzheimer.  

Factores de riesgo y complicaciones

Existen algunos factores que tienden a aumentar el riesgo de sufrir este tipo de demencia. Uno de ellos está relacionado con la edad, siendo los mayores de 60 años, las personas con más posibilidades de padecerla en algún momento de su vida.

Las personas de sexo masculino la padecen con mayor frecuencia, aunque el riesgo también aumenta en aquellas personas con antecedentes familiares de demencia con cuerpos de Lewy o de Parkinson. No es seguro, pero algunas investigaciones han determinado que la depresión también puede estar asociada a la enfermedad.  

Este tipo de enfermedad es progresiva, lo que significa que sus síntomas y signos empeoran con el tiempo, llegando a provocar las siguientes complicaciones:

  • Comportamientos agresivos
  • Depresión y ansiedad
  • Demencia grave
  • Muerte, tras ocho años de padecer los síntomas
  • Temblores intensos como los generados en la enfermedad de Parkinson
  • Aumentan los riesgos de lesiones por caídas

Cómo diagnosticar la demencia de cuerpos de Lewy

No es fácil diagnosticar este tipo de enfermedad y el paciente debe presentar un deterioro progresivo que le impida pensar y razonar con claridad. En este tipo de enfermedad, el enfermo debe mostrar dos de los siguientes síntomas:

  • Alucinaciones visuales que se suceden repetidamente
  • Síntomas parecidos a los de la enfermedad de Parkinson
  • Cambios imprecisos en el estado de alerta y alteraciones en el pensamiento
  • Trastornos del sueño (las personas representan físicamente sus sueños cuando duermen)

Estos son los principales síntomas detectados en la demencia con cuerpos de Lewy. Ahora bien, a la hora de diagnosticar la enfermedad también se utilizan marcadores biológicos. Se trata de sustancias que están en la sangre y que de alguna manera indican su presencia.

Estos marcadores simplemente ayudan a respaldar el diagnóstico (no es una ciencia exacta y definitiva) y se dividen en diferentes pruebas:  estudios del sueño (ondas cerebrales), pruebas que miden la función nerviosa en el corazón y pruebas de diagnóstico relacionadas con la medicina nuclear.

De igual forma, también se puede detectar cuando el paciente presenta uno de los síntomas principales y otro correspondiente a los marcadores biológicos: excesiva somnolencia, pérdida de olfato, disfunciones  en el sistema nervioso autónomo (inestabilidad de la frecuencia cardiaca, temperatura corporal, sudoración, presión arterial, etcétera).

De esa manera, haciendo una combinación entre síntomas, marcadores biológicos y otras características, los médicos pueden llegar a diagnosticar la enfermedad. Aunque también se puede hacer a través del descarte de otras enfermedades que tengan síntomas parecidos. En este sentido, las pruebas que se llevan a cabo son varias: examen físico y neurológico, análisis de sangre, evaluación de memoria y capacidades mentales, evaluaciones del sueño y exploraciones por imágenes del cerebro.  

Principales tratamientos farmacológicos y no farmacológicos

Tratamiento farmacológico

De momento no existe ninguna cura para la demencia con cuerpos de Lewy, aunque sí existen varios medicamentos al respecto.

  • Los inhibidores de la colinesterasa, por ejemplo, funcionan contra el Alzheimer. Básicamente, lo que hacen es aumentar los neurotransmisores y ciertas sustancias químicas importantes relacionadas con el razonamiento y la memoria. La capacidad de cognición y el estado de alerta mejoran, mientras que los problemas de comportamiento se reducen. Sin embargo, existen efectos secundarios que incluyen salivación excesiva, aumento de la necesidad de orinar y molestias gastrointestinales.
  • Los medicamentos contra el Parkinson alivian ciertos síntomas propios de esta enfermedad, como son la parsimonia en los movimientos y la rigidez muscular. Sin embargo, en contraposición pueden aparecer efectos secundarios como delirios, confusión y alucinaciones.
  • Existen otros medicamentos que sirven para tratar de paliar otros síntomas, como puede ser la dificultad de movimiento o la incapacidad para conciliar el sueño.

El médico evitará el uso de algunos medicamentos que pueden ser perjudiciales en la demencia con cuerpos de Lewy. Así, ciertos antipsicóticos no deben utilizarse en ninguna circunstancia porque pueden provocar confusión, sedación e incluso la muerte. Es posible que se puedan utilizar determinados medicamentos de segunda generación, siempre y cuando se tome una dosis baja en un período corto de tiempo y que los beneficios sean mayores que los riesgos.

Terapia o tratamiento no farmacológico

Dado que los medicamentos antipsicóticos pueden repercutir negativamente en los síntomas de las personas que sufren demencia con cuerpos de Lewy, es preferible probar otras alternativas. Hablamos de los tratamientos no farmacológicos, que pueden tener una gran respuesta por parte del paciente.

  • Puede ser buena idea llevar a cabo tareas muy sencillas y crear hábitos rutinarios. En estos casos, la rutina puede ser un gran aliado para disminuir su confusión.
  • Los cuidadores deben ser pacientes y ofrecer respuestas que sean tranquilizadoras. De ese modo, es conveniente no corregirlos ni hacer que se sientan interrogados. Lo mejor en estos casos es tranquilizar a la persona enferma.
  • Los personas que padecen este tipo de demencia deben vivir en un entorno sencillo que les simplifique mucho las cosas. Por ello resulta conveniente reducir los ruidos que los distraen y eliminar ciertos obstáculos para que todo les resulte más sencillo.
  • En ocasiones, los enfermos no parecen angustiarse por sufrir alucinosis y es mejor tolerar su comportamiento a utilizar medicamentos con efectos secundarios que podrían hacer empeorar esta situación.   

Consejos en el estilo de vida de estos pacientes

Los cuidados han de adaptarse a cada paciente, pues cada persona que padezca de demencia con cuerpos de Lewy va a tener unos síntomas y una progresión diferentes. Así, para mejorar su bienestar y calidad de vida, se deben plantear una serie de actividades y rutinas diarias que les lleven a tener la mayor tranquilidad.  

  • El ejercicio mejora la forma física, pero también ayuda a minimizar los síntomas de depresión y los cambios de comportamiento.
  • Hablar de una manera simple y clara, con frases cortas y sin perder el contacto visual. Hay que ser comprensibles a la hora de esperar una posible respuesta e incluso utilizar señas y gestos.
  • Ritos nocturnos para irse a dormir de forma relajada. Para ello es prioritario dejar a un lado posibles distracciones en forma de televisión, limpieza o visitas. Dejar luces nocturnas encendidas es buena idea para evitar la desorientación.
  • Juegos, crucigramas y actividades que estimulen su capacidad mental y retrasen su deterioro.
¡Venga a conocernos! Deje sus datos y solicite una visita o llámenos al 93 681 14 99

MENSAJE:

 
 

¡Ven a conocernos! Rellene el formulario y solicite una visita o llámenos al 93 681 14 99

NOMBRE:

EMAIL:

MENSAJE:

Acepto la política de privacidad