Tratamiento demencia senil

BENVIURE, la única residencia realmente especializada en el tratamiento de demencias

Cuando hablamos de demencia senil nos estamos refiriendo a un síndrome que produce un deterioro en el sistema cognitivo del paciente. Esta condición imposibilita que el afectado pueda realizar sus hábitos diario con normalidad y de forma independiente.

En este artículo vamos a tratar sobre los síntomas, las fases y los tratamientos de la demencia senil para que conozcas mejor esta afección. Dependiendo de cada paciente y del avance de dicha condición, se deberá llevar a cabo un tipo de seguimiento u otro para cuidarle y hacerle la vida más fácil.

Terapias contra la demencia senil

Demencia senil: toda la información

Antes de nada debemos remarcar algo: la demencia senil no es una enfermedad. Se trata de una alteración del sistema cognitivo de una persona que está producida por la existencia de otra enfermedad. Por tanto, la demencia es un síntoma de otra afección que está alterando la salud del afectado.

La enfermedad más habitual que puede producir demencia senil es el Alzhéimer. Sin embargo, existen otras condiciones que también pueden provocar dicha condición:

  • Parkinson
  • Huntington
  • Enfermedad por cuerpos de Lewy
  • Degeneración frontotemporal

¿Cuáles son las fases de la demencia senil?

Dependiendo del estado del paciente, los síntomas de la demencia senil pueden presentarse de distintos modos. A continuación, te descubriremos las fases de dicha condición para que veas la sintomatología relacionada con cada etapa:

Fase 1: la fase leve

Esta fase es la que también se conoce como “demencia senil leve”. En esta etapa, la persona afectada puede continuar con su vida diaria de forma independiente. Sin embargo, puede empezar a experimentar una serie de síntomas como, por ejemplo

  • Olvidar los nombres de personas que acaban de conocer
  • No recordar dónde han guardado sus objetos
  • Dificultad para encontrar las palabras correctas mientras habla con alguien

Fase 2: la fase moderada

Es la segunda fase de la demencia senil y suele tener lugar cuando la familia ya se percata de que hay algo que no termina de funcionar correctamente. Los síntomas más habituales que tienen lugar en esta etapa son:

  • Se desorienta en territorios de sobras conocidos por él
  • Se olvida de la fecha en la que está
  • Olvida algunos hechos que han tenido lugar recientemente
  • Está desanimado y con poca energía
  • El lenguaje puede ser un tanto confuso y usan palabras que no son del todo necesarias para la comunicación

Fase 3:  fase avanzada

En esta fase, el cerebro del enfermo ya está muy deteriorado. Es ahora cuando el paciente se vuelve dependiente y no podrá vivir solo. Es habitual que no reconozca a sus seres queridos ni que sepa cómo comunicarse con los demás.

Es cierto que puede pronunciar alguna frase o que, en algunos momentos, puede tener periodos de lucidez. Sin embargo, cada vez son menos y más aislados.

Demencia senil: tratamiento farmacológico

Como ya hemos apuntado, aunque existen tratamientos eficaces para la demencia senil, lo cierto es que ningún fármaco puede curar la enfermedad. Se trata de un trastorno crónico que, con la medicación, lo que se consigue es reducir los síntomas y alargar la esperanza de vida del paciente.

cuidados en pacientes con demencia

Existen dos tipos de fármacos que se suelen utilizar para tratar la demencia senil: los inhibidores de acetilcolinesterasa, y los antagonistas de los receptores NMDA. A continuación, hablaremos de forma detallada sobre ellos para comprender mejor su funcionamiento.

Inhibidores de acetilcolinesterasa para tratar la demencia

Este tipo de medicamento consigue reducir la actividad de una enzima que es la causante de la degradación del cerebro. En general, estos fármacos consiguen mejorar el estado general del paciente pero, sobre todo, mejorar la cognición. Para poder medicarse con alguno de estos fármacos es imprescindible que se siga la prescripción médica ya que cada paciente tiene unas necesidades particulares que deben ser atendidas.

Antagonistas de los receptores NMDA

Otro de los mejores tratamientos eficaces para la demencia senil es la memantina, un medicamento que puede ayudar a tratar a personas con demencia en estado moderado o grave. Su consumo consigue mejorar la cognición del paciente y, además, se puede prescribir juntamente con alguno de los medicamentos anteriores para conseguir una mejoría más global.

Tratamientos naturales para la demencia senil

Además de estos tratamientos puramente farmacológicos, tienes que saber que existen algunos remedios naturales que pueden ayudarte a mejorar el funcionamiento cerebral. Tienes que saber que, en ningún caso, estos remedios deberán sustituir la medicación sino que, simplemente, se consumen como complementos.

Antes de empezar a tomar cualquiera de estas opciones resultará vital que lo hables con un médico. Los remedios naturales también pueden provocarnos efectos secundarios o reacciones imprevistas. Por ello, es esencial que te asesores previamente.

Dicho esto, tienes que saber que existen algunos productos naturales que nos ayudan a tener el cerebro en plena forma. Aquí te descubrimos algunos de los más indicados:

  • Germen de trigo: se trata de un ingrediente que contiene octaconasol, un componente que protege las neuronas y evita su degeneración. Para ello, se deberán consumir de 1 a 3 cucharadas de germen de trigo al día, juntamente con la medicación.
  • Gikgo Biloba: se trata de otra de las mejores alternativas naturales. El motivo es que esta planta consigue mejorar la circulación sanguínea del cerebro y, por ello, evitar el deterioro del músculo. Esta planta puede ayudarnos a reducir algunos síntomas de la demencia, así como minimizar el riesgo a padecer demencia vascular del cerebro.
  • Ginseng: esta es otra de las plantas más adecuadas para la demencia ya que consigue mejorar las funciones mentales de las personas. Consigue mejorar la capacidad de memoria así como de la concentración.

En general, los tratamientos naturales están más pensados para evitar esta condición que para tratarla. Por ello, es esencial que siempre se siga la prescripción marcada por el médico para poder vivir de forma saludable y segura.

¡Venga a conocernos! Deje sus datos y solicite una visita o llámenos al 93 681 14 99

MENSAJE:

 
 

¡Ven a conocernos! Rellene el formulario y solicite una visita o llámenos al 93 681 14 99

NOMBRE:

EMAIL:

MENSAJE:

Acepto la política de privacidad